Aircruise el primer hotel flotante

Soñar no cuesta nada y si funciona ya se verá. Una compañía londinense se está replantendo el concepto de transporte con una nueva premisa: La velocidad nueva es lenta. La Seymourpowell sueña con estos cruceros volantes silenciosos y ecológicos que podían llevar 100 personas a bordo desde Londres a Nueva York en 37 horas, en lugar de las siete en avión. Según Nick Talbot, la cabeza pensante de este proyecto serán viajes “basados en la comodidad, el lujo y la relajación”.

“En un mundo donde la velocidad es una obsesión universal, la idea de hacer una viaje sin prisa con comodidad es un constraste que será bien recibido”, argumenta Talbot, según publica el ‘Daily Mail’  .

La Aircruise, esta especie de nave, entre un crucero y un hotel flotante, combina la energía solar con hidrógeno para alcanzar una velocidad de crucero de alrededor de 180 kilómetros por hora.

Pueden volar a una altura máxima de 12.000 pies, pero si hay lugares de interés en la ruta el piloto puede bajar hasta unos pocos cientos de pies.

Talbot, dijo: “El concepto de preguntas Aircruise si el futuro del turismo de lujo se basa en restricciones de espacio, recursos, hambre, y con demasiada frecuencia, los viajes aéreos de estrés.”

Este soñador que trabaja para la empresa Seymourpowell, que está apostando por este proyecto, asegura que este es el futuro del turismo de lujo sin restricciones de espacio, ni hambre ni grandes dosis de estrés.

En teoría, estos dirigibles del futuro podrían transportar 100 personas de Londres a Nueva York en unas tranquilas y relajadas 37 horas o de Los Angeles a Shanghai en menos de cuatro días.

Los primeros diseños de Aircruise han provocado el interés de del gigante coreano Samsung que encargó a la empresa británica elaborar una animación por ordenador con el proyecto bien detallado.

Vía