Por qué las tormentas de nieve de EEUU confirman que el calentamiento global es real, y no lo contrario

Si estuvieron siguiendo las noticias de esta semana, ya sabrán que ciudades de Estados Unidos como Nueva York, Philadelphia, Baltimore y Washington están siendo azotadas con grandes tormentas de nieve. De hecho, se cree que es el invierno con mayor caída de nieve de la historia para ciudades como Washington.

Frente a este fenómeno, algunos sectores de escépticos argumentaron que estas tormentas son prueba de que el calentamiento global y el cambio climático no existen o que no son una amenaza. Pero estudios científicos indican todo lo contrario.

La relación del calentamiento global con estas tormentas de nieve es la siguiente: el calor produce mayor evaporación del agua de los océanos, y, a su vez, el aire con mayor temperatura (más cálido) en la superficie de la tierra, tiene mayor capacidad de retener humedad.

Por lo tanto, cuando el invierno llega, ese aire ‘lleno de agua’ se enfría y se obtienen mayores precipitaciones en forma más frecuente. Si la corriente de frío es lo suficientemente alta, esas precipitaciones caen en forma de nieve.

Así lo explican este segmento de la cadena de noticias MSNBC y el artículo Heavy snow in global warming del meteorólogo Jeff Masters.

Este científico cita numerosas cifras interesantes, por ejemplo lo raro de tener dos enormes tormentas con determinadas cantidades de nieve en un mismo año (lo cual pasó en ciudades como Philadelphia).

Masters también cita un ‘Reporte de Impactos Climáticos en Estados Unidos’, realizado por un respetado organismo gubernamental y publicado el año pasado, que ya preveía estas tormentas.

La conclusión básica es que, si bien no puede atribuirse un determinado evento climático al calentamiento global, la presencia más frecuente de acontecimientos que solían ser ‘raros’ es una prueba indiscutible de que el clima está cambiando. Y no lo contrario.

Así es que si estaban preguntándose si podemos quedarnos tranquilos porque cae nieve en el norte, la respuesta es no.

Vía