Sobre el símbolo perdido

Sobre  el símbolo  perdido

La nueva novela de Dan Brown, El símbolo perdido, sitúa a su personaje principal, el profesor Robert Langdon, en la ciudad de Washington D.C. Toda la trama se desenvuelve en un corto periodo de tiempo de tan sólo doce horas, en las que el personaje principal es obligado a descifrar un misterio milenario para salvar la vida de su amigo, Peter Solomon.

La C.I.A., los masones, el departamento de estudios noéticos, dedicado a entender y controlar los poderes de la mente aún desconocidos para la ciencia, y una gran conspiración también forman parte de esta novela que se desenvuelve en torno a puntos y referencias históricas de Washington D.C.

Muchos de los misterios, símbolos y descripciones de la novela son reales, aunque el autor también fantasea para poder continuar con su trama. ¿Conseguiremos separar la fantasía de la realidad en lo que afecta a la relación de los masones con la mística ciudad de Washigton?

Sobre  el símbolo  perdido

¿Mito o Realidad?

En el libro “El símbolo perdido” se presentan varias cuestiones sobre la masonería, sus miembros y su influencia en la construcción de la capital estadounidense y del mundo en general. El material que presenta el autor Dan Brown entusiasma a los amantes de las teorías de la conspiración. Sin embargo, ¿cómo separamos la realidad de la ficción? Para aclararnos este tema hemos conseguido una entrevista con el presidente de una de las logias masónicas más prominentes y exitosas del estado norteamericano de la Florida, la Logia Hibiscus #275 Masones Libres y Aceptados. Todos los gobernantes de las logias masónicas poseen un título que distingue su función y sus responsabilidades dentro de la propia organización. En este caso, la autoridad entrevistada es el “Venerable Maestro”, Alfred Smith de Castroverde.

Pregunta: ¿Es verdad que podemos encontrar símbolos masónicos por todas partes?
Respuesta: Sí, efectivamente los hay, aunque no se debe exagerar. Algunos masones han dejado símbolos y edificios a través de la historia para que las futuras generaciones de adeptos puedan entender cómo y por qué algo fue hecho. Sin embargo, es importante que entendamos que el ser humano por su propia naturaleza está predispuesto a buscar patrones y repeticiones. Un claro ejemplo de esto son las nubes. Una misma nube puede ser vista y distinguida de diferentes formas por varias personas. Hay para quien la nube parece un oso de peluche y hay para quien esa misma nube parece un unicornio. La realidad es que no es ni un oso ni un unicornio sino simplemente una nube. Lo importante es ser juicioso, estudiar e investigar lo que se está viendo en lugar de asumir las cosas, manifestándolas posteriormente como hechos.

Pregunta: ¿Es cierto que los masones son descendientes de los caballeros templarios?
Respuesta: La respuesta corta es NO. Hay muchas hipótesis y estudios que sugieren los orígenes de la masonería. Dependiendo del punto de vista desde el que se aborde el tema, la masonería puede incluso remontarse hasta los tiempos de los antiguos egipcios. La realidad histórica de la fraternidad masónica como es conocida hoy en día data de 1723, cuando se crearon las Constituciones Masónicas de Anderson y las logias masónicas existentes en Europa agruparon su poder en un sólo cuerpo llamado La Gran Logia Unida de Gran Bretaña (The United Grand Lodge of England), pero para entonces todos los templarios medievales ya llevaban varios siglos muertos.

Pregunta: ¿Los masones son ricos porque poseen el tesoro de los caballeros templarios?
Respuesta:Definitivamente no. Si supiéramos dónde se encuentra el tesoro de los caballeros templarios sería nuestro deber social entregarlo a las manos apropiadas, que en este caso serían los museos de diversas partes de Europa, ya que tal tesoro constituiría parte de su patrimonio nacional. Ante todo, uno de los mayores cuidados que tiene nuestra fraternidad es la de conservar y defender la sociedad y los países en donde ésta vive. Robar el patrimonio histórico de una nación no es una buena forma de lograr esto. Además, nuestra sociedad es tan variada como cualquier otra. Al contar con millones de miembros es normal que algunos de ellos sean influyentes y adinerados, al igual que otros muchos no lo son.

Pregunta: ¿Es verdad que las calles de Washington D.C. forman símbolos masónicos gigantescos?
Respuesta: En este caso en particular podemos volver a la alegoría de la nube. Si observamos un mapa realizado por un satélite, encontraremos una gran variedad de líneas rectas, curvas, puntos y ángulos distribuidos a lo largo del terreno. Uno puede armar absolutamente lo que quiera con estos elementos. Los límites se encuentran en la imaginación de cada uno, aunque en el caso de Washington D.C., efectivamente existen algunos monumentos o lugares elegidos por sus primeros arquitectos y gobernantes, de entre los cuales varios fueron masones. Estos masones utilizaron sus conocimientos para la edificación de la ciudad, aunque estos símbolos y posiciones no tienen mucho valor para quien no ha experimentado la masonería a través de complejos rituales de carácter moral y simbólico, sin esconder tesoros u otros secretos físicos.

Pretunta: ¿Tienen los masones el poder del mundo?
Respuesta: Aunque los masones son hombres influyentes, no tenemos el poder del mundo. Es importante recalcar que los tres pilares de la masonería son: igualdad, caridad y fraternidad. Si realmente tuviéramos el poder del mundo tendría que decir que estamos haciendo un pésimo trabajo a juzgar por los titulares de los diarios. El masón, sin embargo, se compromete a seguir estos valores teniendo como finalidad mejorar su propia vida, influyendo positivamente en aquellas personas que lo rodean. Todos lo hacemos en la medida de nuestras posibilidades. Unos son más influyentes que otros pero todos tienen más o menos la responsabilidad social de inculcar estos principios.

Pregunta: ¿Es la masonería un culto o una religión?
Respuesta: Tanto los cultos como las religiones tienen como eje central una creencia o un dogma y el poder que los une es el de la fe. La masonería no tiene ninguna deidad específica ni dogma. Seguidores de diferentes religiones incluso se congregan para trabajar juntos como hermanos masones. Dentro de una logia masónica existen miembros budistas, musulmanes, judíos, cristianos y de otras religiones pero al congregarse se olvidan de sus conflictos históricos y políticos para trabajar juntos bajo un fin común: la mejora de su carácter y de la sociedad en la que viven. Creer en una deidad es un requisito indispensable para formar parte del grupo porque consideramos que para que un hombre pueda aceptar la hermandad de otro hombre tiene que aceptar primero la paternidad de Dios. Sin embargo, en nuestros templos está prohibido hablar sobre religión porque estas discusiones pueden crear conflictos y falta de armonía. Las religiones nos ofrecen una guía espiritual y la salvación para el drama de la muerte inevitable. En definitiva, la masonería ofrece una guía ética y moral que nos sirve para el día a día en nuestra realidad cotidiana.

Pregunta: ¿Son los masones los responsables de las insurgencias y las revoluciones del mundo?
Rspuesta: Como parte de los valores masónicos antes mencionados, creemos en la igualdad y una de las grandes batallas que libra un masón es la lucha contra la desigualdad y la tiranía. El nacimiento de los EE.UU. fue una prueba de esto. Con la caída de Grecia ante el Imperio Romano también cayó la primera democracia del mundo. Este sistema político basado en la igualdad y en una distribución equitativa del poder con sus ciudadanos sólo fue reestablecido cuando George Washington y los demás fundadores de los EE.UU. decidieron que la forma de gobierno que se adoptaría para este país sería un sistema democrático: el mismo sistema que siempre ha regido a los masones. Después del nacimiento de la primera democracia del mundo moderno vinieron otras revoluciones de independencia que buscaban los mismos principios y valores, sobre todo en Latinoamérica. Como ejemplos puntuales de masones revolucionarios tenemos al cura Miguel Hidalgo de México; y en el cono sur a Simón Bolívar y a San Martín.

Pregunta: ¿Hay que tener conexiones para ser miembro de esta sociedad secreta?
Respuesta: Cada sociedad secreta tiene sus requisitos de afiliación. En el caso puntual de la masonería no se necesitan tener conexiones de ningún tipo. Es apenas necesario creer en Dios y tener un buen carácter, aunque una persona que es recomendada y apoyada por alguien que ya es miembro puede ser aceptada con mayor facilidad, ya que entre los masones lo que más cuenta es confiar en el criterio de los demás miembros.

Pregunta: ¿Es cierto que cuando uno entra en la masonería ya no puede salir más?
Respuesta: Sí, es verdad, pero no por las razones que fantasean los autores de las teorías de la conspiración. La masonería es un sistema de educación ética, moral y filosófica que se basa en ciertas experiencias de carácter ritual. Es la vivencia de estas experiencias lo que convierte a un hombre en masón y lo que hace de un masón un mejor hombre. Es la facultad de poder interpretar esas experiencias y aplicarlas al día a día. Para dejar de ser masón el individuo tendría que olvidarse por completo de una experiencia de vida.

Pregunta: ¿Se pueden comprar grados masónicos y secretos con dinero e influencias?
Respuesta: Definitivamente no. Esto iría en contra de uno de nuestros principios más antiguos e importantes que es el de la igualdad. Dan Brown menciona esto en su novela de ficción “El símbolo perdido” y es realmente una pena que haya escrito tal falacia. Como una prueba histórica de esto, tenemos el caso del mismo George Washington y su jardinero. Un año después de que Washington fuera elegido como presidente, su propio jardinero -también un hermano masón- fue elegido como Venerable Maestro, que es el título que lleva el presidente de una logia. Cuando George Washington se reunía en su logia masónica con los demás fundadores del país, en ese momento el hombre de más poder era su propio jardinero, y ante los ojos de Washington y los otros miembros de la logia, ésa era la figura más importante y respetada entre ellos. A los masones no nos interesa la riqueza, el poder o los títulos de una persona porque a fin de cuentas, todas estas cosas las podemos perder en un abrir y cerrar de ojos. A nosotros lo que nos importa y lo que consideramos en una persona es su carácter, ya que esto no es susceptible a las inclemencias del tiempo y la fortuna.

Pregunta: ¿Cómo puede alguien interesado en la masonería formar parte de ella?
Respuesta: Te sorprendería saber cuántos masones hay a nuestro alrededor. Probablemente conoces a dos o tres y ni siquiera sabes que son masones pero hay ciertos rasgos y características por los cuales pueden ser reconocidos: vestimentas, posturas, anillos y ciertas actitudes que indistintamente giran en torno a la caridad, la justicia, la igualdad y la compasión. Si una persona interesada en la masonería conoce a un masón sólo basta con pedirle ayuda para ser aceptado en la fraternidad. Por otro lado, si no conoce a ningún masón también es posible entrar a la fraternidad. La persona en cuestión necesitaría buscar su logia masónica más cercana, anunciarse y mostrar su interés. En cualquier caso, y a diferencia de otras organizaciones, los masones no reclutan. Un masón no puede pedirle a alguien que sea masón. Esto es un deseo que nace dentro del corazón del individuo.

Sobre  el símbolo  perdido

Los masones. ¿Quiénes son?

Los francmasones, más conocidos como “los masones”, son una de las sociedades secretas más antiguas del mundo. Sus rituales están envueltos en misterios y ceremonias que al ojo de muchos pueden parecer extraños e incluso aterradores.

A través de la historia, muchos líderes y figuras públicas han aceptado abiertamente formar parte de la fraternidad de los masones, lo cual abre las puertas a los entusiastas de las teorías de la conspiración, a la hora de especular sobre la fuente y las repercusiones de esta sociedad secreta.

Aunque muchos de los miembros de esta organización han sido seres influyentes, los masones no adjudican estos poderes a la masonería y a sus rituales en sí, sino que mantienen que los hombres de integridad y con grandes valores morales son más aptos y susceptibles a recibir la confianza de la gente que los rodea.

Es poco lo que conocemos de la historia de la francmasonería a través de los tiempos. Se especula que el gran secreto que guardan los masones oculta a su vez la verdadera raíz de sus rituales y de la propia fraternidad, aunque esta información no ha sido totalmente confirmada.

Lo que sí sabemos sobre ellos es que efectivamente son hombres influyentes que realizan muchas obras de caridad de varias formas.

Sus adeptos aseguran que ser masón es una forma de vida que tiene que ser observada día tras día. De los masones latinoamericanos más influyentes destacamos a: Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Simón Bolívar, Don Pedro II de Brasil y el argentino Jorge Luís Borges, entre otros muchos.

“Nosotros somos una sociedad discreta y no secreta”, asegura el venerable maestro de la Logia Hibiscus Lodge #275, una de las logias más influyentes y exitosas del estado norteamericano de la Florida.

Mapa de Washington

 Mapa de Washington

Vía