La primera foto del Sistema Solar cumple 20 años

La Tierra, un pequeño punto dentro de un rayo solar. No debe existir obra de arte en el mundo que despierte tantas emociones indescifrables como esta fotografía.

El 14 de febrero de 1990, al mismo tiempo que el Voyager 1 abandonaba los límites del Sistema Solar, tomó las primeras vistas que el hombre ha tenido del Sol y los planetas.

Aunque las misiones Apolo de la Nasa ya habían entregado imágenes de nuestro planeta tomadas desde la Luna, el Voyager captó a la Tierra como una pequeña mancha de luz en la enormidad del sistema solar, nuestro vecindario en la Vía Láctea y en un universo repleto de galaxias.

Para llegar al ángulo de toma de ese retrato, la sonda lanzada en 1977 recorrió seis mil millones de kilómetros en 13 años. En su paso por el sistema transmitió las primeras fotos espectaculares de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Hoy el Voyager está a más de diez mil millones de kilómetros del Sol y, aunque sus cámaras no funcionan, sigue transmitiendo señales de su ubicación.

De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo: Venus, Tierra, Júpiter y Saturno, Urano, Neptuno.

Hoy, 14 de febrero de 2010, se cumplen 20 años desde que la Voyager abandonó los extramuros del sistema solar. Pero antes de pasar esos límites hizo click. Esa foto reflejó por primera vez el “retrato familiar” de los planetas en torno al Sol: Neptuno, Urano, Saturno, Júpiter, la Tierra y Venus. Quedaron fuera Mercurio, demasiado cerca del Sol, Marte, como una luna creciente y Plutón, muy tenue.

Convengamos que se trata de una familia muy espe(a)cial. Sus integrantes se encuentran un poco distanciados, así que la cápsula Voyager tuvo que alejarse unos 6.000 millones de kilómetros, lo que le tomó 12 años.

La Tierra aparece como un punto en la inmensidad del sistema, un pequeño y vulnerable pixel, una mancha rescatada de la profunda oscuridad sólo gracias al Sol.

Vía