Las abejas también necesitan cafeína y nicotina para comenzar el día

Eso de empezar el día con un cigarro y una taza de café no es un hábito exclusivo de los seres humanos. Porque un estudio reciente demostró que las abejas también caen en el mismo vicio antes de comenzar una nueva jornada de trabajo.

No es que inhalen el humo del cigarro o quieran posarse sobre una taza de café, sino que prefieren consumir el néctar de aquellas flores que contengan pequeñas cantidades de estas sustancias tóxicas, además de los azúcares que les proporcionan la energía. Pero no todas las plantas contienen estos elementos. Mientras la nicotina se encuentra en las plantas de tabaco, la nicotina está presente en las flores de algunos cítricos, como el pomelo.

Para realizar la investigación, científicos de la Universidad de Haifa, en Israel, le ofrecieron a las abejas dos tipos de néctar: uno compuesto por azúcar natural y diferentes concentraciones de nicotina y cafeína, y otro sólo de azúcares. Los resultados mostraron que los himenópteros tendían a escoger aquellos concentrados que contuvieran los más altos niveles de las sustancias adictivas.

Con estas evidencias, los investigadores concluyeron que las plantas que han logrado sobrevivir a la selección natural son las que desarrollaron niveles equilibrados de estas sustancias adictivas, lo que les permite atraer a las abejas. Pero esto no significa que los insectos sean adictos a la nicotina y cafeína.

Vía