Washington es un ladrón de libros.

Los funcionarios de la biblioteca más antigua de la ciudad de Nueva York han descubierto a un sorprendente ladrón de libros.

George Washington, el primer presidente de Estados Unidos, tomó prestados dos libros de la Biblioteca de la Sociedad de Nueva York en 1789, y nunca los devolvió.

Ajustada a la inflación, la multa que le correspondería a Washington sería de US$300.000

George Washington tomó prestada una disertación sobre relaciones internacionales y un volumen con transcripciones de debates en la Cámara británica de los Comunes, indica la corresponsal de la BBC en Washington, Madeleine Morris.

Ni siquiera se preocupó por firmar su nombre en el registro correspondiente.

Un ayudante escribió “presidente” en el libro de préstamos.

George Washington pidió prestados los libros en 1789 y nunca los devolvió.

Multa millonaria

Supuestamente debió retornarlos a la biblioteca un mes después, pero nunca lo hizo, y ha estado acumulando multas desde entonces.

Los bibliotecarios descubrieron la falta mientras estaban convirtiendo los registros a formato digital.

Tal vez para no empeorar el déficit fiscal estadounidense, la biblioteca ha dicho que no cobrará la multa, señala la corresponsal.

Por el momento, sin embargo, nadie sabe qué paso con los textos, y una pequeña mancha ha sido añadida a la reputación de George Washington.

Fuente: http://www.bbc.co.uk