El misterio de la réplica del día 11 de marzo

Artículo LUN, Página 4. Click para agrandar la imagen

Artículo de la lasegunda.com,  relacionado del día Martes 20 de Abril de 2010.

Científicos sorprendidos con inusual réplica del 11 de marzo en la zona central

Sismólogo Sergio Barrientos sostiene que el movimiento con epicentro en la VI Región y que remeció el cambio de mando tuvo una naturaleza distinta a la del terremoto.
El megaterremoto del 27 de febrero sigue sorprendiendo a los científicos que, desde ese día, estudian el movimiento y las posteriores replicas que sacuden a la Tierra entre Valparaíso y Arauco.

Y un dato nuevo salió a la luz: El fuerte temblor que interrumpió el cambio de mando del 11 de marzo pasado, a pesar de ser una réplica del terremoto, tuvo características distintas a las que se registran habitualmente y que intrigan a los sismólogos.

Lo anterior fue afirmado por el experto de la Universidad de Chile Sergio Barrientos, en el encuentro Aprendiendo del Terremoto, organizado por la Asociación de Sismología e Ingeniería Antisísmica (Achisina).

“Es réplica, porque no habría ocurrido si no pasa el terremoto principal. Sin embargo, ocurre en un lugar distinto. Al interior de la placa Sudamericana. A unos 10 a 20 kilómetros de profundidad”, explico Barrientos, mientras que el terremoto principal ocurrió en una fractura de placas, mar adentro.

“No habíamos visto esto nunca (…) Esta réplica habría pasado como una réplica más. Pero tuvimos instrumentos para poder medirla. Puede que sea asidua. Pero no nos habíamos dado cuenta que ocurre. Ahora nos damos cuenta de que existen”, agregó.

—O sea, pueden darse réplicas que no sean generadas en el mismo lugar de fractura del terremoto…
—Claro, no están en el mismo plano de contacto entre la Placa de Nazca y la Sudamérica, sino que corresponden a un volumen más arriba o más abajo (cerca de Pichilemu).

—Como estudio, entonces, los científicos pondrán ahora atención en zonas más amplias para esperar las réplicas…
—Por supuesto… Por lo general, si ésta es la zona que se rompe, en las áreas cercanas se genera mucha tensión, a 50, 100 kilómetros… pero ésta, en cambio, ocurrió en una zona superficial más lejana. Tenemos que establecer modelos para explicar esto.

Tres zonas de fracturas

Otro tema que llama la atención a los científicos es que, durante el terremoto, se generaron tres puntos de liberación de energía.

“En este terremoto, aparentemente hay tres lugares donde la falla se desplazó con mayor intensidad mientras ocurrió el evento y mayor liberación de energía”, dijo Barrientos, aunque acotó que se trata “de un solo terremoto”.

“El primer lugar es de Constitución o un poco más al norte. Luego viene otro más profundo, de Concepción. Y otro entre estas dos zonas, pero en la costa. En un punto intermedio”, indicó.

Fuente:  http://www.lun.com

http://www.lasegunda.com

Sismólogo Sergio Barrientos sostiene que el movimiento con epicentro en la VI Región y que remeció el cambio de mando tuvo una naturaleza distinta a la del terremoto.
El megaterremoto del 27 de febrero sigue sorprendiendo a los científicos que, desde ese día, estudian el movimiento y las posteriores replicas que sacuden a la Tierra entre Valparaíso y Arauco.

Y un dato nuevo salió a la luz: El fuerte temblor que interrumpió el cambio de mando del 11 de marzo pasado, a pesar de ser una réplica del terremoto, tuvo características distintas a las que se registran habitualmente y que intrigan a los sismólogos.

Lo anterior fue afirmado por el experto de la Universidad de Chile Sergio Barrientos, en el encuentro Aprendiendo del Terremoto, organizado por la Asociación de Sismología e Ingeniería Antisísmica (Achisina).

“Es réplica, porque no habría ocurrido si no pasa el terremoto principal. Sin embargo, ocurre en un lugar distinto. Al interior de la placa Sudamericana. A unos 10 a 20 kilómetros de profundidad”, explico Barrientos, mientras que el terremoto principal ocurrió en una fractura de placas, mar adentro.

“No habíamos visto esto nunca (…) Esta réplica habría pasado como una réplica más. Pero tuvimos instrumentos para poder medirla. Puede que sea asidua. Pero no nos habíamos dado cuenta que ocurre. Ahora nos damos cuenta de que existen”, agregó.

—O sea, pueden darse réplicas que no sean generadas en el mismo lugar de fractura del terremoto…
—Claro, no están en el mismo plano de contacto entre la Placa de Nazca y la Sudamérica, sino que corresponden a un volumen más arriba o más abajo (cerca de Pichilemu).

—Como estudio, entonces, los científicos pondrán ahora atención en zonas más amplias para esperar las réplicas…
—Por supuesto… Por lo general, si ésta es la zona que se rompe, en las áreas cercanas se genera mucha tensión, a 50, 100 kilómetros… pero ésta, en cambio, ocurrió en una zona superficial más lejana. Tenemos que establecer modelos para explicar esto.

Tres zonas de fracturas

Otro tema que llama la atención a los científicos es que, durante el terremoto, se generaron tres puntos de liberación de energía.

“En este terremoto, aparentemente hay tres lugares donde la falla se desplazó con mayor intensidad mientras ocurrió el evento y mayor liberación de energía”, dijo Barrientos, aunque acotó que se trata “de un solo terremoto”.

“El primer lugar es de Constitución o un poco más al norte. Luego viene otro más profundo, de Concepción. Y otro entre estas dos zonas, pero en la costa. En un punto intermedio”, indicó.