HAARP: ¿ciencia o la máquina de terremotos?

¿Se puede provocar un terremoto? ¿Existe un aparato para eso? Hoy, las especulaciones están a la orden del día. Desde una máquina que los hace, elaborada por los rusos en plena guerra fría y posteriormente comprada por Estados Unidos, hasta el proyecto HAARP (Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia), un conjunto de antenas que emiten ondas para controlar el tiempo además, claro, de que podría tratarse de una potencial arma de destrucción masiva.

La mirada oficial a este proyecto que se desarrolla en Alaska (y que desde los ’90 convive con la polémica) sostiene que su objetivo principal es el estudio fundamentalmente de las propiedades de la ionosfera y de esa manera tratar de potenciar algunos avances en tecnologías que ayuden a mejorar las telecomunicaciones y los sistemas de vigilancia. Sin embargo, otras informaciones plantean que podría existir relación con los desastres naturales, por la cantidad de energía que envía y que sirve para localizar, por ejemplo, submarinos.

Internet y Youtube tienen para todo los argumentos, con fuentes religiosas que mezclan los fenómenos con señales del fin del mundo y científicos que corroboran la existencia de proyectos y conspiraciones. También se habla de extraterrestres y complots de orden mundial o de iluminatis, una secta que incluiría grandes líderes mundiales que gobiernan el mundo bajo sus intereses. Sin embargo, lo de HAARP parece más serio.

Hoy el caso del terremoto de 8,8 grados Richter ocurrido en Chile dio rápidamente pie a nuevas tesis, que así como el sismo de Perú y el tsunami de Indonesia podrían haber sido inducidos por mentes (o gobiernos) perversos. Las extrañas luces que se proyectaron en el cielo serían uno de los síntomas. La página http://www.examiner.com lleva un editorial donde se expone un posible vínculo de HAARP con la catástrofe chilena.

Por otra parte Jesse “The Body” Ventura, es un ex luchador que fue gobernador de Minnesota y en su programa de TruTV sobre conspiraciones ha tratado le tema de HAARP. Asegura que Estados Unidos la está utilizando como un arma y no una fuente de energía exploratoria.

También existirían cañones de aire comprimido que harían varar animales marinos, elemento utilizado por las petroleras para buscar el néctar que mueve los automóviles. Otra fuente de desastre. Tesis que pueden ser tan falsas como el Plan Z, aunque del ser humano se pueda esperar cualquier cosa.

Fuente: http://www.lanacion.cl