“Es mi abuela, estamos enamorados y vamos a tener un bebé

Una mujer de 72 años y su nieto de 26 confiesan públicamente su relación incestuosa de cuatro años

Una mujer de 72 años y su nieto de 26 de Indiana (Estados Unidos) han confesado públicamente su relación incestuosa de cuatro años y que esperan un bebé de una “madre de alquiler”.

Según recogen varios medios, Pearl Carter invertirá 54.000 dólares de su pensión para cumplir su sueño y el de su nieto y pareja Phil Bailey.

“No me interesa la opinión de nadie. Estoy enamorada de Phil y él está enamorado de mí. Pronto tendremos en nuestros brazos mi hijo o hija y Phil será un padre orgulloso”, declara la mujer.

Su peculiar historia de amor, que batalla contra tabúes culturales y que también podría acarrear problemas con la justicia, se remonta a la muerte por cáncer de la madre de Phil, a la que Pearl dio en adopción cuando tenía 18 años. Fue entonces cuando el joven decidió buscar a su abuela, a la que no conocía.

Tras la adopción, Pearl perdió la pista de su hija, se casó y nunca tuvo más hijos, aunque buscó a la suya durante quince años sin éxito.

La carta que llegó a sus manos de su nieto después de que éste pasara tres años buscando su dirección la impresionó tanto como la fotografía que le envió por correo electrónico.

“Cuando me envió al correo electrónico una foto, pensé que era un hombre guapo y atractivo antes de darme cuenta que era mi nieto”, explicó.

Esta revelación la llevó a confesar su impresión a una amiga, quien le habló de un artículo sobre “Atracción Sexual Genética”, que ocurre cuando parientes se conocen de adultos y sienten atracción el uno del otro.

“Desde la primera vez que lo vi, sabía que nunca íbamos a tener una relación entre abuela y nieto. Por primera vez en años me sentí sexualmente viva”, manifestó.

Phil confesó sentir los mismos sentimientos y después de una semana en la que salieron varias veces, se declararon su amor y empezaron una relación sexual y sentimental.

Formar una familia

Tres años después, ambos acordaron que querían formar una familia y decidieron publicar un anuncio en el que buscaban a una “madre de alquiler” con “una mente abierta”.

Roxanne Campbell, de 30 años, se ofreció a este cometido y se quedó embarazada con la compra de un óvulo donante y el esperma de Phil.

Ambos esperan felices al niño y Pearl cree que es “una segunda oportunidad” de Dios. “Voy a ser finalmente una madre y no me forzarán a abandonar a mi hija”, afirmó.

Fuente: http://www.estrelladigital.es