El diámetro de la Luna se redujo 100 metros en los últimos mil millones de años

Imagen de la superficie lunar. | NASA

La NASA ha descubierto que el diámetro de la Luna se redujo en 100 metros en los últimos mil millones de años. El hallazgo, que se ha hecho a través de unas fotos tomadas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRB) y publicadas en la revista ‘Science’, proporciona claves importantes para estudiar la geología de la Luna y la evolución tectónica reciente.

Según ha explicado Thomas Watters, del Centro de Estudios Planetarios y de la Tierra del Museo del Aire y el Espacio del Smithsonian, al analizar las imágenes proporcionadas por el orbitador, descubrieron unas “fallas” en la corteza lunar hasta ahora nunca vistas.

Watters ha afirmado que las imágenes que se tenían hasta ahora de la Luna no permitían detectar que el satélite se “contrajo cerca de 100 metros” en un pasado que el científico considera “reciente”, aunque se produjo hace mil millones de años.

La Luna se formó en un ambiente caótico de intenso bombardeo por asteroides y meteoritos, hace unos 4.500 millones de años, explica la NASA. Estos choques, junto con la desintegración de elementos radiactivos, hicieron que la luna fuera un cuerpo caliente que posteriormente se enfrió.

Los científicos apuntan que este hallazgo muestra que en el interior de la luna, que antes estaba fundido, ha habido actividad tectónica después de lo que se había estimado.

“Estos increíbles resultados subrayan la importancia de observar globalmente para entender los procesos globales, ha indicado John Keller, el subdirector científico del proyecto ‘Lunar Reconnaissance Orbiter’ (LRO) de la NASA en el centro de vuelos espaciales Goddard, en Greenbelt (Maryland).

“Mientras la misión del LRO está en una nueva fase, con énfasis en mediciones científicas y nuestra habilidad de hacer un inventario de los rasgos de la Luna, será una poderosa herramienta para entender la historia de la Luna y el sistema solar”, ha agregado Keller.

El orbitador LRB fue lanzado al espacio en junio del año pasado y comenzó a enviar sus primeras imágenes del satélite natural de la Tierra 15 días después de una zona justo en la frontera entre la parte soleada y la cara oculta de la Luna.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/08/20/ciencia/1282265633.html