Se venden parcelas de un exoplaneta en eBay

Gliese 581g, un mundo que tiene tres veces la masa de la Tierra

Gliese 581g vuelve a estar en los papeles. El planeta «que más se parece a la Tierra», ese en el que podría haber agua líquida y que se encuentra a «solo» veinte años luz de nosotros, está, de nuevo, de plena actualidad. Y no es que se hayan producido más novedades científicas. La razón es que un par de norteamericanos más que espabilados lo están vendiendo por parcelas (como suena) en la popular web de subastas eBay. A razón de 20 dólares por cada diez acres (algo más de cuatro hectáreas). Alguien da más?
A finales del pasado septiembre, el planeta fue el centro de una polémica científica que aún no está resuelta. Sus descubridores, un equipo de astrónomos de las Universidades de California y Santa Cruz y del Instituto Carnegie de Washington, lo anunciaron como el primer planeta «realmente habitable» hallado fuera del Sistema Solar.
Se trata del séptimo planeta descubierto en órbita de Gliese 581, una oscura y pequeña enana roja a 20 años luz de la Tierra. El nuevo mundo, dijeron, tiene la masa correcta y está a la distancia adecuada de su estrella para permitir la existencia de agua en estado líquido.
Pero las comprobaciones realizadas después por otros equipos sembraron el
desconcierto. Mientras que unos (los astrónomos del observatorio Keck, en Hawaii), confirmaban el descubrimiento, otros (desde Chile), no conseguían detectar el planeta. Y así, de momento, sigue la cosa, en espera de datos nuevos y más fiables.
Pero mientras la Ciencia debate la cuestión, dos avispados estadounidenses han decidido reclamar la propiedad de Gliese 581g y, como sus «dueños legítimos», lo están vendiendo en parcelas a través de eBay. Según Jason Connell Y Alison Tippins, que así se llaman los flamantes terratenientes espaciales, no hacen más que aprovecharse de un «vacío legal» en el Tratado de Espacio Exterior de la ONU de 1967, que prohibe a las naciones reclamar propiedades en el espacio, pero no a los ciudadanos particulares.
Se trata de la misma «puerta trasera» esgrimida por otros que en el pasado han intentado vender terrenos en la Luna y Marte. Y la misma que, más recientemente, permitió a la gallega Ángeles Durán proclamarse el pasado noviembre como legítima dueña del Sol.
Así que, ya saben. Cualquiera que esté interesado, no tiene más que visitar la página y pagar sus veinte dólares. A cambio, recibirá el título de propiedad de su parcela de cuatro hectáreas en el planeta Zamina (el nombre que le dio uno de sus descubridores), además de una ilustración en alta calidad del planeta junto a su estrella y una copia de la Declaración de Derechos y la Constitución de Zamina. El precio incluye también todos los datos científicos del descubrimiento.
Como «ventajas adicionales» para los compradores, Connel y Tippins citan, por ejemplo, el hecho de que la duración de un año en Gliese 581g sea de solo 37 días terrestres, lo que aumenta las espectativas de vida de los compradores a unos 749 años. O que, debido a las fuerzas de marea que obligan al planeta a presentar siempre la misma cara a su estrella, se pueden comrar terrenos en zonas en las que se vea «Un perpetuo amanecer o un perpetuo atardecer». Conmovedor…